martes, 23 de enero de 2018

Impacto e influencia...

mi objetivo es mejorar mi impacto e influencia en mi curro ( y en mi vida en general)....

que me hagan puto caso cuando digo las putas cosas, coño y no tengamos que esperar a que las cosas caigan por su propio peso....

mi plan de acción es esforzarme en "explicar" para qué (coño) quiero las cosas....

acabo de enviar un mail sugiriendo que deberíamos emitir una factura por 2M correspondiente a 2017 (si ambos no han cerrado todavía el IVA)

me harán caso?

funcionará el plan de acción....

tic tac....

estoy impaciente por comprobarlo...

para ellos solo es una factura o más....

para mi será un RETO/OBJETIVO CONSEGUIDO

YIHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

ya podré volver a ser yo.... y despreocuparme de "esforzarme" en tener impacto e influencia....

si es que a mi me da igual, hombre ya.

Felices y divertido....

Me sorprendo empleando esas palabras en cada frase....

ayer, alguien pregunta en el chat qué tenemos el finde próximo...

yo respondo... ontológico, ahora que ya somos felices nos van a cambiar la perspectiva... 

sí, me encuentro feliz, desbordante... de curiosidad y ansiedad por ver qué pasa después....

gestión de expectativas, dice mi coach .... 

ya, sí, lo sé...

gestiono, gestiono, gestiono.... más dura será la caída....

hoy tengo la casi última sesión con mi coachee (interna), lo he hecho fatal, pero como buen coach también sabemos que esto es un baile de dos.... uno solo no puede bailar el tango y en este caso ella es más de "ayudar" que de dejarse ayudar, no reconoce que haya ningún problema, ninguna arista, yo estoy muy feliz repite... a pesar de que... he visto hilos de los que tirar... me ha dado miedo, respeto, responsabilidad, quién soy yo para poner luz en algo que quizá ni siquiera sepa que está? , ella es feliz pues ya...  forma parte de la formación también saber cuando no abrir, cuando reconocer que no se puede ayudar (por las razones que sean), también servirá para la memoria (quizá sea la lección más importante y más dificil de entender).... saber decir... hasta aquí hemos llegado... no puedo ayudarte y no merece la pena que pierdas tu tiempo (y tu dinero, cuando sea el caso)... si en algún momento crees que te puedo ayudar, tienes mi número.

creo que a mi coach le pasa un poco lo mismo conmigo.... le pilla joven y con pocas fuerzas , no es nuestro momento... quizá lo hablemos (quizá lo plantee yo en la sesión), es muy buena, me gustaría que siguiéramos, creo que me puede ayudar, creo que podemos hacer buen equipo, pero no puedo obligarla a "cargarse" con lo mío, sé que le preocupa y le interesa (demasiado) lo mío y no quiero "arrastrarla", no tengo derecho... estaré bien.... ya he decidido que cuando tenga toda la info, iré a un profesional (que me haga mejor), me ayude a "gestionar" algunas cosas, algunas pistas que han salido en la sesiones y me haga un proceso en condiciones.... de todas formas, en esto del coaching nunca se acaba de "crecer" y aprender de propios y extraños (creo que he encontrado mi lugar en el mundo, ja!)

ya mismo empezamos con los externos... cambia la perspectiva... ya es algo profesional.... tendré que comprarme un traje (o dos), alquilar (o reservar) un despacho (o sala) en una centro de negocios , en la asociación, o en el centro de estudios, me voy a encargar unas tarjetas (incluso), jeje... 

nunca se sabe... 

y si estos van a ser mis primeros "clientes" quiero hacerlo bien.... al menos en cuanto a "parecer" , otra cosa será "ser"....

me salta el piloto autómatico... gestión de expectativas.... chica....

no pienses que esos 4-5 voluntarios van a verse desbordados e impresionados por habilidades que todavía no tienes.... (y quizá nunca vayas a tener) y van a mover la tarjeta como si no hubiera un mañana... seguramente acabará en la papelera pero bueno.... cuánto pueden costar unas tarjetas? .... 

pues eso... 

a por ellos, oe!

pd. dentro de dos findes nos vamos a la "feria" del coaching... pues eso.... que yo creo que es aquí... (lo de la gestión de expectativas, quizá haya que trabajarlo un poco más, ya)

lunes, 22 de enero de 2018

me divierte (mucho)

mi vida de ahora....

sí,.... me divierte.....

los planes de acción, las pruebas que tengo que hacer para esto del coaching... los descubrimientos y los enlaces...

las risas entre y sobre nosotros....

me divierte....

otra vez....

quizá (seguro) solo necesitaba eso....

volver a divertirme (y matarme de la risa (compartida))

tan fácil y tan díficil como eso....

a ver cómo lo pongo en la memoria explicativa....

"cambios que he notado?"

pues que me mato de la risa con esto del coaching....

sí, oiga....tal y como se lo cuento....




viernes, 19 de enero de 2018

Lo más divertido del coaching...

Es que tienes que ir haciendo pruebas... sin que los demás sepan que estás haciendo pruebas.

Comentas con tu Coach...

Podría probar esto...

Lo pruebas... y...

Ves los resultados....

Y los comentas con tu Coach, otra vez.

Hoy me ha llamado mi jefe para preguntar qué tal. Hemos hablado del proyecto y me ha preguntado si necesitaba algo...

En ese momento se me ha ocurrido...

Ah, pues mira... que estoy en un curso y necesito gente para practicar...

Puedes mover el tema por ahí? 

Me ha dicho que sí, pero que lo mejor es ponerlo en una especie de wallapop interno (yo no sabía ni que existía) .

Le he preguntado. Esto funciona? Lo lee alguien...

Me ha dicho que si, que hay gente que se pasa ahí el día...

Que lo ponga y antes del miércoles tengo a mis cuatro voluntarios.

Es gratis? Me ha preguntado ...

Y yo... si, si. 

Ah pues pon que es Gratis. Y se te apuntan corriendo.

Veremos...

De momento lo de "aprender a pedir"  hecho.

Lo de "gestionar las expectativas" también (oye que si no se me apunta nadie también lo entiendo, quién va a mirar ahí?) que posibilidades hay? 

Lo del impacto/influencia pues mira... a ver si se apunta alguien (coño!) . Si se me apuntan 800 mi Coach ya puede irse del curso con matrícula de honor. Reto mega-hiper conseguido. 

También se lo he agradecido (mucho, demasiado) pero eso es por la (buena) educación católica (no todo va a ser coaching) 



jueves, 18 de enero de 2018

Mi Coach me preguntó...

Por mi infancia...

Le dije que no había nada que urgar...

Fui una niña muy lista, scaba matrículas. Era diferente pero para bien y todos lo sabían. Estaba socialmente aceptada. Los profes también lo sabían. Una niña estudiosa y trabajadora. 

Me estresaba y preocupaba mucho sí, por sacar los cursos, por "ascender" de curso, aunque mis padres no me obligaran. 

Me gustaba sacar los dieces, sí. Esa emoción, esa sensación. 

Al final figura esa palabra  "sobresaliente" en mi graduado escolar. 

Pasamos de tema. Entendimos que habíamos tocado agua.

Pero en el coaching más importante que lo que se dice y no dice en la sesión es lo que (te) pasa después...

Incluso en sesiones en las que sales tranquila, relajada. Con la satisfacción de quién ya ha encarrillado el primer objetivo y ve la meta aproximándose. 

Una duda me ha saltado así como a deshoras...

Y si sigo siendo aquella niña que se lo curraba mucho (ahora estoy en fase "currármelo y ser seria y responsable con todo en mi vida) porque peleaba por el 10. Pero la vida me está dando un 6,5-7 y me frustra porque lo hago todo bien pero es como si "el profe me tuviera manía"

Hay un 30% de gap. Y ahí está el problema.

A veces sí he tenido la sensación de llegar a la matrícula.... en casi todos mis principios: cuando me hicieron jefa la primera vez, la segunda, cuando me vine a Madrid. Estaba eufórica. Y si busco una y otra vez esa sensación, esa emoción, la del sacar el 10 y por eso me pongo tantas veces a prueba... cambio tras cambio...

Ahora tengo la sensación de estar tripitiendo y no por algo que esté haciendo mal. Pero salen las notas y... no tengo la sensación del 10.  

Un 7? Pero por qué? Dónde está el fallo? Qué tenía que poner en el examen? 

Así he estado toda la vida "adulta"? 

No estaba dando vueltas a la manzana, estaba superando "cursos académicos" que la final acaban por ser todos iguales. 

Es eso...

Encaja, la verdad es que encaja. 

Por eso cuando conseguía "la matrícula de honor" buscaba otro trabajo. Enganchada a esa sensación.  Etapa cubierta , a por el siguiente "curso", a por el diez y vuelta a repetir... 

Y la nota media global de todos los cursos ahora mismo es un 6,5-7... y yo quería el 10. 

Podría dibujar el 10 en la city...sí. Un diez de cartón piedra. Mañana mismo. Por eso miro de reojo y de vez en cuando... la vida de la city... por si algún día ya no está. Cuando compruebo si sigue allí. Yo sabría que no, no es eso. Como quien estudia biología porque la nota no le da para medicina. Y se convierte en un buen biólogo incluso en profe de uni de biología pero él siempre sabrá que en realidad quería ser médico. Quizá en algún momento se arrepiente de no haberse presentado a subir nota. 

Y si eso es lo que pinto yo en Madrid ahora. Opto por quedarme en Madrid otra convocatoria para subir nota. 

Pero no sé qué más puedo hacer... el profe me tiene manía o algo, no sé. Yo lo hago todo bien , como siempre, como las otras veces que sonó el teléfono y alguien me dijo... tienes matrícula de honor. Pasas de curso. Admitida. 

Si esto es así. Si esto es lo que hago...

Si sigo siendo aquella niña que iba a subir nota aún a riesgo de sacar menos nota... que pasaba curso tras curso... pensando en la uni , en "montarme una vida en Madrid a mi aire...

Si lo he hecho...al final, conseguí la vida en Madrid a mi aire, aunque me he montado una vida de 7, no de 10. No me ha dado para más...

Y aquí sigo... a subir nota.

Ahora qué? 

Ya tenemos el cambio de perspectiva...

Ahora Qué hacemos? 

Siguiente paso? 

Pd. Qué buena es/está mi Coach. 

Soy una tía con suerte, sí. 

Qué le vamos a hacer... en momentos puntuales... mis dioses (sí, los que se han sacado el título en un tutorial de YouTube) se portan y se ponen manos a la obra con mi destino. 






Suscribo...



Existe



Existe. La persona que aún no sabías que estabas buscando. La persona que, contra todo pronóstico, te hará claudicar. Ella es real. Ella es. Y te está esperando en algún sitio. Esa es la única e incómoda verdad.
Sí, ya sé que ahora mismo te cuesta mucho escucharlo, verlo o ni siquiera pensar en ello, puede que de tanto despedirte incluso hayas perdido la fe. Pero te puedo asegurar que ella existe, no es que yo crea que existe, es que lo sé.
Existe. Mientras tú lees esto y vives de inercia, esa persona respira, sueña, hace yoga o macramé. Da igual. Puede que acabe de cambiar de pareja, puede que ya haya decidido abandonar la universidad. Puede que hasta se haya cruzado contigo por la calle, puede que se encuentre tan cerca de ti que aún ni siquiera la hayas logrado enfocar. El caso es que ella es y ella está. Existe y aún no sabe que tú existes. Nada menos. Nada más.
Y es que me da igual si te lo crees o no, porque la única verdad es que existe. La persona que te querrá bonito, esa persona que te querrá bien. La media naranja mecánica dispuesta a triturar tu melancolía y comerse de un bocado tus prejuicios para desayunar. Ese tipo de apisonadora inclemente y emocional que acabe de un plumazo con tus yo nunca, que dé al traste para siempre con tus yo jamás.
Existe quien sea que te quiera y ese alguien está deseando hacerte bien. Existe alguien que no te juzgue continuamente, alguien que no se plantee nada más que estirar tu boca, que no está mal, para empezar. Hacerte latir con más fuerza. Darte la vida que a ella le sobra. Borrar tu nube, vencer tu mal. Dedicarte horas extras con tal de verte sanar. Mudarse contigo de estado de ánimo. Salir para siempre del por qué a todo y entrar definitivamente en el por qué no. Vivir relajados sin tensar el cómo. Estar en silencio y sentiros cómodos. Disfrutar cada vez que te vea disfrutar.

La media naranja
mecánica
dispuesta a
triturar tu
melancolía y
a comerse de
un bocado tus
prejuicios existe

Esa persona existe. Aquella para la que te has estado preparando toda la vida. Aquella que dará sentido a todos tus fracasos. A tus rupturas absurdas. A tus noches en vela. A todos los días que has decidido olvidar. Aquella que no le importa qué tienes, ni qué has conseguido en la vida, sino simple y llanamente quién eres tú. Y ya está. Con tus defectos y sus virtudes. Con tus cosas malas y sus cosas buenas. Todo. Lo que sea. Es todo sí. Ella es sí, y ella existe, es tu sueño hecho realidad.
Porque de verdad que existe. Porque la vida es un sumatorio de miedos y esperanzas. Que son las únicas variables, al final. Los grandes problemas de cualquier ser humano. Y en medio se encuentran sus hijas bastardas, que no por pequeñas dejan de ser jodidas. Las dudas, las ilusiones. Frutos ambos de una noche loca con la incertidumbre y la desinformación. Por eso nos joden tanto. Porque saben hacer dudar… o lo que es peor, entusiasmar.
Por eso te digo y te repito que ella existe. Porque yo lo he comprobado y porque sé que vale la pena. Salirse de uno mismo sin ganas de nadie para poder entregarse a cielo abierto y sin concesión. Entrar en una relación que te hace ser más tú cuando estáis juntos. Ser de una vez por todas, un equipo, dos que sienten uno, lo que viene siendo amar.
Por eso me pongo pesado. Por eso te digo que existe. Para que si el amor de tu vida no es el que estás viviendo aquí y ahora, no pierdas el tiempo ni te quedes removiendo el pasado, porque dejarás de ver lo que está por llegar.
Ella existe y te está buscando.
De ti depende que os lleguéis a encontrar. 
pd. yo sí sé que existe. Me consuela (mucho) saber que todavía no nos hemos encontrado, quizá no nos vayamos a encontrar...o si nos encontramos, seguramente no me pillará "preparada". Seguro, amos.

pd2. si es "ella" ni siquiera le imporatará que no esté preparada. De hecho, la idea es "prepararse" juntas. Si tú saltas, yo salto...