Anne Lister, 20th April, 1824

“Writing my journal always does me good - now that I have done it, I have got it off my mind - my troubles seem gone - buried in the paper....”

miércoles, 30 de septiembre de 2020

Va a ser eso...

 En los cruces de caminos, cuando la vida te da oportunidades y lecciones es muy fácil darse cuenta. Creo. Al menos es más fácil...

Ahora, que he encajado (vaya usted a saber por qué ) con mi funcionario y tb con la directora del organismo (mis pintas podemitas han ayudado en esto último, creo).

Ahora que este nuevo equipo de gobierno y gestión me insiste en que me presente a una plaza... (que yo no quiero y nunca he querido) 

Ahora que se reclama y ejecuta mi opinión y vision. 

Me paro y siento y me veo y pienso que decir sí, Jugar a ese juego, déjame “querer” profesionalmente, engancharme a ese rebufo y ver donde me lleva sería aprovecharme. Ser una de esas listas (listos) ... De ascenso meteórico porque han caído en gracia. Vaya usted a saber por qué...

Me siento incómoda en ese papel. 

Otras veces he estado ahí... forcé la salida pidiendo, quizá precipitadamente, monetizar el salario emocional que se me brindaba. Pues súbeme el sueldo. No me lo subieron y henchida de orgullo y amor propio me buscaba al siguiente. 

Ahora, ya mayor, me veo aquí, en el mismo lugar. Antes del siguiente salto y pienso...

Será que me esta influenciando en algún lugar del consciente y del subconsciente lo de no haber sido la preferida en mi propia familia. La injusticia que sentía al comprobar como la mínima acción por parte de mis hermanos era alabada al extremo, mientras yo parecía ser invisible. Todavía hoy, ya he contado, mi padre me decía que mi hermana mira las recetas en el móvil (como signo de inteligencia y saber hacer supremo) o mi hermano utiliza gratis el garaje de un anterior jefe (ya no trabaja con él pero son amigos). De mi... solo dice con bastante desprecio que vivo (vivimos) a costa de los impuestos de mis hermanos   (Autonomos). Ha sido siempre así... incluso no entiendo la veneración que sienten ahora porque mi sobrina estudia una carrera. A ver.. papá... que yo tb la estudie. Recuerdas??? Tb me pasaba las horas encerradas en la habitación estudiando!!! Y no es para tanto!!! Que parece que La Niña se esté sacando unas oposiciones  notarias... (si es que además está estudiando una de esa carreras que antes sería un FP y listo. Uno de sus trabajos de la carrera consiste en hacerse un tik tok, con eso ya está todo dicho) 

En fin... y ahí estoy yo... sintiéndome incómoda , ventajista, aprovechada, siendo yo misma en el curro con este nuevo “equipo de gestión” 

Y una (todos) sabemos que los puestos más arriba del mío se consiguen así. Por algo se llaman “puestos de confianza”...

Chica, tendrás que superarlo o... te veo toda la vida picando piedra...

El mundo no vas a cambiarlo...

Tendrás que cambiar tu...

Traicionar toda esa escala de valores...

Que te hace intentar hacer siempre lo correcto, lo justo, lo equitativo. 

que es lo correcto/justo/equitativo? Quien o que lo determina?

sería traicionarse o ganar la partida?

Esa escala de valores tampoco es que no haya hecho triunfar en la vida... o si? 

Qué es triunfar? 

Saber que hasta aquí has llegado por méritos y deméritos propios...? 

Saber que no puedes culpar a nadie pero tampoco debes   Agradecer a nadie? 

Nadie me “ayudó” porque tampoco lo permití... 

quizá alguna vez... sentí que me lo habia ganado pero ya era tarde, señora. O quien quiso ayudarme no pudo y no lo he sabido. Ahora, creo, que aunque me hubieran “regalado” algún ascenso no me hubiera encontrado bien con ello. Me hubiera visto como una ventajista, una lista, una aprovechada...

Debería desmontar esa construcción mental...

Analizarmela...

No, para mí no es suficiente con decirme que El mundo funciona así... llega un nuevo equipo, le encajas , confían en ti, necesitan gente en quien confiar...  las redes funcionan así. Es momento de aprovecharlo. Aprovecharse. Ellos a su vez se han ganado en su día la confianza de alguien por eso les han nombrado, están en esos puestos de confianza. 

Y me digo y le digo... es que yo nunca he querido...

Yo nunca...

Y por eso todo lo demás...

Ayer decía que a los 37 años ya había llegado al top de su carrera... lo decía como un mérito. Yo pensaba... bueno...  todos sabemos como se llega a ese top... yo no presumiría mucho de ello...

Supongo que esta escala de valores (distorsionada) es lo que frena (ha frenado) mi carrera...

Toca decidir si la reorganizo (sin sentir que me estoy traicionando) o no...

On the other hand... ha salido la lista provisional de puntos y estoy en el TOP que va a entrevista. Tienen hasta mañana para subsanar. Veremos cuando salga la lista definitiva. 

Será esta otra vez en la que salto justo antes de un “ascenso”... y vuelvo a iniciar la secuencia...

Ser la nueva, luchar contra todo, ganarme el puesto, la confianza , etc, saltar justo antes del ascenso, ser la nueva, etc...


domingo, 27 de septiembre de 2020

Quizá sea eso...

 Me paso los días tumbada en el sofá viendo ofertas de Infojobs, LinkedIn, y cualquier otra plataforma o web en la que me haya loggeado en los últimos 20 años. 

Viendo fotos del wapa o el tinder...

Viendo en idealista pisos para alquilar o comprar en Madrid o la city. Alguna vez he mirado en alguna ciudad del sur. Siempre pienso que acabaré allí, desde que leí los aires difíciles. Igual que acabé viviendo en Bilbao (glorieta de) Y trabajando en argensola por otro libro de la misma autora. Lo de argensola fue un error que duró seis meses y me trajo a los siguientes errores, pero no he aprendido, parece ser. Cometeré el mismo error. Tiene toda la pinta. Me visualizo allí, en el sur,  donde nunca he estado. 

Una de las frases míticas  de “sex in the city” decía que NY está tan viva porque todo el mundo busca casa, trabajo y/o pareja. Es frase me representa. Llevo 20 años buscando las tres. Haciendo diferentes combinaciones de las tres. Cuando pienso en algo que ocurrió en el pasado me ubico por esa tres coordenadas:  en que piso? En qué trabajo? Con quién? No falla. La respuesta a alguna de esas preguntas ubica el año ( el tiempo transcurrido) , una imagen perfectamente nítida del espacio-tiempo del momento. 

El caso es que ahora tengo, casi, la absoluta seguridad de que nada va a cambiar en mi vida a corto plazo. Ni me compraré, ni alquilaré, ni cambiaré de trabajo en este curso. Lo de conocer a alguien... uhmmm... ojalá esas madrileñas que me visitan TODOS los días enviarán un mail de “hola, no soy una opción pero... podemos hacer como que sí...un rato”. Creo que por eso mantengo el blog, el contador, la puerta (la ventana) a un mundo de posibilidades ... 

llevo no menos de veinte años perdiendo el tiempo de la misma forma...

Es un pelin absurdo... 

Por qué y para qué?, me digo. 

Me contesto que es una forma absurda de sentir la libertad...

Podría...

Miro escaparates, visualizo, me invento todas esas vidas que están ahí, al alcance de un simple click. Accesible (miro solo vidas accesibles, no se vayan ustedes a pensar). 

Hay gente que se entretiene en ver e imaginar viajes a paraísos lejanos y cercanos...

Yo me entretengo mirando vidas paralelas... 

me hace sentir bien, supongo...

Ver la bandada de cientos de pájaros volar... 

a veces lo absurdo de la situación es más plausible...

Hoy uno de mis favoritos de la city ha bajado 20.000 euros (el 20%) . Me he llevado una pequeña alegría y sorpresa al ver la notificación , revisitar las fotos, no recordaba haberlo visto, habrán cambiado las fotos , sé que no voy a comprarlo, ni siquiera quiero esa vida.  

En mi trabajo las cosas cada vez van mejor. Mi funcionario quiere prescindir de mi empresa, que me quede con ellos, lo ha hablado con la directora, le he encajado a ella también (mis pintas podemitas han ayudado), preséntate a estas plazas, tendrás puntos, cantos de sirena, ... no quiero , le digo. Nunca he querido ser funcionaria (debo ser la única persona de este país con contrato temporal que no quiere a estas edades y en medio de estas pandemias. Menuda sobrada!)

Sería renunciar a mi libertad... sentir que ya está. 

A ciertas alturas de la vida...

Si no has conseguido la estabilidad es que no la quieres... (o tienes un karma súper chungo para eso) 

Yo no . Mi karma me lleva irremediablemente a la estabilidad... (quizá porque practico una cierta evitación de todo lo que sea “complicarse” . En seguida pienso “uy, esto va a ser mucho lío, yo paso, no me merece la pena”.

Quizá tenga un problema de compromiso...

Esta vez, con ella, sentía que sería definitivo, inevitable, imposible perderse de vista... confieso que una vez que ella me sacó de mi error, pensé... en todas las otras posibilidades (irreales) que se abrían frente a mí. Sentí cierta “alegria”. Quizá no fue alegria, quizá fue alivio. Volver a esa zona de confort donde todo permanece porque todo tiene fecha de caducidad, mientas tanto, ceteris paribus.

quizá es que solo tengo compromiso con sentir que tengo todas las otras opciones abiertas...

Mañana podría hacerlo saltar todo por los aires y no pasaría nada... 

Eso es lo que hace que no vaya a saltar por los aires....

Para qué? 

Estos días pensaba yo... Leyendo sobre las consecuencias sociales, económicas , psicológicas, etc de la pandemia. Sobre lo que está por venir y es curioso, tenia una vida a prueba de pandemias y confinamientos... Si decretan 6 meses más de confinamientos e historias varias, en lo que a mi respecta , estaré tranquila... en mi casa, visitando el idealista, el infojobs, ... quizá tb el wapa, el twitter, y el tinder... 

pensando en todas las posibilidades... que siguen abiertas, que seguirán abiertas...

Curiosa forma de (sobre)Vivir, la mía. 

Ya me lo digo yo. 

No la recomiendo...

Aunque, a veces, oye, pues mira, he visto karma peores, la verdad. 

jueves, 24 de septiembre de 2020

La felicidad es ...

 Arreglar o que se arregle solo uno de esos aparatos electrónicos o electrodomésticos que nos facilitan la vida sin pedirnos explicaciones. 

Solo te das cuenta cuando ya no están...

Son un poco pagafantas, ja! 

Lo contè aquí. Tenía el almacenamiento del iPhone petado. En realidad debía estar poseído. 

Me he pasado las dos ultimas semanas vaciando almacenamiento. Pero era un puto alíen. Cuando mas vaciaba mas crecía una parte del almacenamiento que aparece como “otros datos”. 25GB, oiga. Ha llegado a ocupar. Sin posible acceso para saber que coño era eso que crecía de formas desmesurada hasta ocuparlo todo. 

Me planteé darlo por perdido. Comprar otro. Rendirme a los Ados de la obsolescencia programada. 

Alguien asomó a mi whatsapp para decirme que me rindiera. A ella le pasó y se rindió. Se compro otro.

Cabrones!!!

Me tienen cogida! 

Cuanta incomodidad!!!

Esta mañana , de nuevo, el mensaje de almacenamiento lleno. Después incluso de borrar la app de google , la de twiter. A esos niveles de inanición me estaban obligando. 

A ver... piensa!

He pensado...

Pues voy a borrar todo, confiar en los ados de iCloud. 

Total tampoco es que tenga nada tan importante. 

A la mierda! 

Confinamiento nuevo, iphone nuevo. 

Si tengo que comprarme otro que sea porque yo me he cargado este. No obligada por un tío al que ni conozco.

“Borrar ajustes y datos” 

Está segura? 

Sí, palante!

Que mira que esto es irreversible (ahi, dando donde duele)

Que sí, coño! P’alante .

Que mira si tienes la copia de seguridad !!

Me da igual! Palante...venga! 

Segura? 

Uffffff....

Ponnos aquí la huella para saber que eres tu! 

Que si!!!

Vamos a enviarte un código al iPad!!

Pon aquí la clave!!!

Venga!

La contraseña? 

Toma!

Borrando... tú misma...

Y ha funcionado!!!! 

Ahora mismo sólo tengo ocupados 2Gb en ese “otros datos”.

Aparentemente se me ha restaurado todo. 

Y tengo el almacenamiento ni por la mitad!!! 

Ole yo!

Esto es la felicidad! 

Quien lo vivió lo sabe! 


miércoles, 23 de septiembre de 2020

En paz...

“A todo lo que te resistes, persiste. Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”.

Carl Jung

Me sorprendí ayer mientras hablaba con mi padre. Me preguntaba qué tal por Madrid con eso que dicen en la tele que tenemos pandemia por todas partes. Le contesté: bah, yo bien! Tranquila, en casa! 

Y sentí esa plenitud que tienes cuando crees tenerlo todo controlado y descontado...cuando todo está bien, después de un periodo en el que todo pudo ser distinto pero al final no, y todo está bien. La Paz de la seguridad, del confort , del haber hecho las preguntas y  conocer las respuestas, sean cuales sean las respuestas. Al final, es un poco igual. Nada comparable a La Paz que produce la certeza, la certidumbre, que produce obtener una respuesta. 

después de una temporada de movimientos sísmicos en el trabajo, en mi vida personal...

En la que pensé renunciar (no era una renuncia) a casi todo, a algunos planes y sueños (que realmente nunca se vayan a producir), a los requisitos, a todo... llegué a convencerme (aceptar) que me había equivocado.

Estaba tan segura como todas las veces que (también) me equivocaba...

Y hoy, ahora, la PAZ.

No habrá cambios, no habrá renuncias...

Y siento paz...

La Paz de quien lo apostó todo sin reservar, de quien dijo todo lo que tenía que decir, quién lo dio, lo ofreció, lo soñó todo, quien se vació y lo intentó, sin miedo, sin reservas, sin dejarse nada y , aunque a pesar de todo no fue suficiente, es casi lo de menos...

Tengo esa paz, esa tranquilidad...

No me guardé nada, no puedo culparme, no me quedó nada por intentar, por decir, por hacer, por inventar... 

No me queda ninguna duda, ninguna culpa, ningún reproche que hacerme... 

otras veces sí...

Quizá eso era lo que me mataba... lo que no me dejaba en paz... 

y si lo hubiera dicho, y si no hubiera estado tan muerta de miedo, y si... 

Esta vez no. Lo cierro en paz. Satisfecha conmigo. 

Igual que con el trabajo. Cuando se revoluciona una vida se revoluciona en todas partes y cuando se calma también. 

Hoy me preguntaba una compañera en un sitio , otra compañera en otro: qué tal? Le decía que iba a dejarlo /dejarme tranquilo. Ya está. No pueden ni quieren despedirme. Me dejaré ir. Ahora, de momento, mi funcionario me está dando tregua. Va a tener razón el Coaching cuando dice aquello de : qué pasaría si lo dijeras? Si lo plantearas? 

Será que Poner las cartas sobre la mesa , poder permitirse ese lujo, es lo que me genera esa paz. 

Quizá sea también la pandemia. No diré yo que no. Maslow actuando. Como preocuparse de nada , como darle importancia a nada cuando está en juego la supervivencia más básica. 

Con las movidas del curro pensaba yo. Quizá sea lo mejor, que me despidan, 6 meses vegetando sofa, mantita y calefacción sin la mínima posibilidad de Ver un coronavirus ni de lejos y ya veremos... 

me apetecía , la verdad...

La Paz tras la tormenta que pudo cambiarlo todo y que al final... no.

Y todo está bien. 

Lo sé.

Estoy tan segura como las otras veces que me equivocaba. 

Me apetece disfrutar de esta paz. Con la absoluta seguridad de saberme con el alma entera, curada, plena, llena... aunque con el cuerpo algo cansado por el Tema trabajo. 

Lo mejor está por llegar. 

Mientras tanto, disfrutaré Agradecida de esta paz bien ganada.

Avanzo Sola , en la mejor de las compañías. 

Un poco más sabia, un poco más consciente. Espero, supongo, creo, quiero creer. 

domingo, 20 de septiembre de 2020

Què risas!


 

Como he podido olvidarlo?

 Llegué al Coaching con el alma partida. El colmo fue una situación , un sucedido, una sucesión de hechos que lo hicieron saltar todo por los aires. La tradición, quizá eran celos, de una amiga (quizá nunca fuimos amigas, quizá siempre fue una ex), la traicion, quizá no lo fue, de alguien con quien yo salía. Salía conmigo para estar con “mi amiga”.

Ese tipo de cosas que hacemos las lesbianas y quizá las no lesbianas...

En el curso de Coaching. Cada vez que nos pedían imaginar una situación dolorosa, me situaba ahí, cada vez que nos pedían algo que solucionar, un quiebre, un objetivo, volvía ahí...  a ese momento...

En concreto, al día que me sentí mal en lavapies, estaba con ellas, tuve que volverme a casa sola. Nadie (ni mi amiga-ex) se ofreció. No pude coger taxi por el temor a vomitar, desmayarme o lo que fuera a sucederme... empecé a andar para despejarme, sola, de noche... un poco más y allí cojo taxi, ya creo que estoy mejor, bueno, por Asegurar camino hasta fuencarral que siempre me ha dado energía, bueno, un poco más, llegué a casa en la mejor de las compañías (sola) , caminando... 

Hubo otro día similar ... no recuerdo si fue antes o después... de ese día...

El caso es que nunca más volví a hablar con ella. Me escribió otro día, después súper que fue porque mi amiga había pasado ya de ella.

Ayer entro en wapa... miro quien ha visitado mi perfil y me suena... le pregunto si es ella...

Me dice que sí...

Compruebo la edad... le digo: sigues poniéndote años? O es que ya han pasado 4-5 años y me dice: sí, han pasado , jajaja, me pregunta por mi amiga... le digo que hace un año que no sé nada de ella . Me pregunta si está con el alguien. Le digo que supongo. Que éxito tenía la chica, oiga! Te has quedado pillada, angelito? 

(Me choteo de la situación) 

Pienso, confieso, que quizá podamos retomar la relación desde el punto en el que lo dejamos. Cuando pasa el tiempo todo se ve puede hablar. Quizá hubo algún malentendido o ni siquiera eso. Inconscientemente, esta cabecita loca intenta hacer memoria, recordar las quedadas, las anécdotas,... Los datos generales? Me ha costado recordar su nombre, recordaba sí su trabajo, la edad que tenía, como Nos conocimos, que cumplía todos y cada uno de los requisitos (cosas que ahora ya sabemos que no es garantía de nada), qué fue de nosotras? Se liaron? Y por eso no volvimos a vernos? No sé, no me acuerdo...

Cuatro horas después....

Recuerdo TODA la historia!!!

Lo que he contado aquí....

No me acordaba!!!

Ostras! Como he podido olvidar aquella noche en lavapies, aquel domingo en malasaña, el desquicie de la situación, el dolor infinito... 

todo, lo había olvidado todo! 

Solo recordaba que fuimos a misa el día de su santo. Que era guapa, cumplía todos los requisitos pero... que estaba muy descentrada (quien no lo está?) . La típica que sabes que te la está jugando pero te hace gracia comprobar que ella no sabe que sabes. Te hace gracia que aun sabiendo quieres jugar. Te divierte verla jugar. Hasta que deja de tener gracias, claro, y empieza a doler. 

Qué cosas pasan! 

Pensaba que haber olvidado eso indica que sí, estoy en otra etapa... mi escala de momentos memorables ha cambiado radicalmente. 

Al final, esa situación, ellas, no fueron importantes en el conjunto general de mi vida. (Al menos de momento). Ni siquiera eran una anécdota memorable de las que reírse tiempo después. 

Se me había olvidado y hasta se me había olvidado que se me había olvidado...

Lo importante, lo fundamental, ya había ocurrido En otro compartimento estanco que acabaría por inundarlo todo y llevarse, supongo, esos recuerdos/anécdotas que discurrían en paralelo, aunque yo no lo sabía todavía, claro. 


miércoles, 16 de septiembre de 2020